jueves, junio 17, 2010

El milagro de la vida

La primera vez que lo vi era tan solo una pequeña silueta blanca flotando en una bolsita cuyo tamaño imagino no era más grande que el de una nuez. Más tarde, con un poco más de precisión y gracias a instrumentos tecnológicos más sofisticados pudimos observar incluso al puntito centelleante cual si fuera el lucero más brillante de la noche, pero cuyo titilar correspondía a una frecuencia de casi 150 latidos por minuto. Al amplificar la imagen y aumentar el volumen del sonido, experimenté una sensación que no creo olvidar algún día, sin importar lo volátil que pueda ser mi memoria en ocasiones. Ese pum pum pum es el sonido más hermoso que mis oídos han conocido: el del corazón latiente de un nuevo ser que poco a poco crece dentro de mi.

El milagro de la vida ahora me parece más maravilloso que nunca. Y es que basta girar la cabeza en cualquier instante para poder observar este milagro en sus múltiples manifestaciones a nuestro alrededor. Estas obras maestras que inician con una pequeña aportación de dos seres humanos, pero cuya esencia, estoy segura, únicamente la otorga la bendición Divina, en el momento y circunstancias que sólo Él decide.

Una vez asimilada la noticia, mi naturaleza preocupona no podía quedarse más tiempo dormida, se hacen presente nuevas emociones y sentimientos junto con el genuino deseo de darle sólo lo mejor de nosotros mismos, nuestro tiempo, nuestra atención, nuestros cuidados, nuestra alegría que seguramente crecerá aún más conforme las responsabilidades y aprendizajes también vayan aumentando.

Quizá la parte menos fácil (por ahora) está en la transición necesaria para el reacomodo de prioridades y la administración del tiempo. Definitivamente han sido de gran ayuda las revistas, libros, programas de televisión y  sitios web que abordan interesantes temas alrededor del que domina mi mente desde hace algunas semanas. Por supuesto, los consejos otorgados, al igual que el interés, la preocupación y sobre todo la comprensión de quienes me rodean no pasan desapercibidos sino al contrario, los valoro y agradezco muchísimo.

Son muchos los cambios que ahora experimento y estoy consciente de que todavía faltan más por manifestarse, pero el sólo hecho de sentirlo y saber que está ahi y que con la bendición de Dios en unos meses más estará con nosotros, hace que todo, TODO valga la pena.

4 comentarios:

venado_1987 dijo...

Felicidades maestra, que bueno que tiene esa dicha, no es lo mismo, pero cuando supe que iba a tener una sobrina me senti muy bien XD, cuando mi cuñada la tenia en sus brazos me emocioné jejeje. le deseo lo mejor, y esperamos conocer algun dia al bebe jejeje, se cuida mucho.

Cinhtia dijo...

¡Gracias Bernardo!

Así es, esperemos conocerlo pronto :)
Mi sobrinito también me ha dado mucha alegría, pero como dices creo que será algo diferente, ya te diré luego ;)
Gracias por tu comentario, tu felicitación y tus buenos deseos.
Te cuidas también.

Cinhtia.

Berlin dijo...

hola maestra me da muucho gusto que este pasando por esto. es una buenisima persona que se que se lo merece.
Y si esperamos a conoceer al bebe.
pues pronto sere tia creo que para diceimbre o enero.
bueno sin mas que decirle me despido saludos y cuidese muucho.

Cinhtia dijo...

¡Muchas gracias Berlín!

Pues estás super invitada a regresar a esta tu casa para conocerlo cuando llegue al mundo. Y cuando gustes, por supuesto. Mientras tanto te aseguro que sí, me seguiré cuidando mucho y el doble ;)

Tú también cuidate mucho! Sobre todo conserva ese entusiasmo y compromiso que te caracterizan echándole todas las ganas del mundo a todo lo que hagas.

Un abrazote :)